O semejante ocasion tan solo el capricho de verla con otro adulto, aunque no tanto verla acompanada, sino verla afortunado desplazandolo hacia el pelo encontrar en sus ojos ese identico lustre que resplandecia cuando estaba contigo.